UNIMOUSE

Just another WordPress.com site

MARKETING DE GUERRA: LA ZONA DE EXCLUSIÓN AÉREA

with one comment

Defensor de tu petróleo

Estados Unidos y la OTAN tienen miedo a meterse en Libia, pero quieren poner fin cuanto antes al caos porque han perdido el control sobre el precio del petróleo.

Entre tanto, la guerra civil libia parece atascarse. La revuelta pierde  gas por momentos, Occidente no está seguro de las simpatías de los revolucionarios y Gaddafi es una pieza rota que ya no encaja en ninguna parte.

Cuando no parece haber una solución real, las potencias llaman a los expertos en lo falso: los técnicos de marketing.

Y ellos nunca defraudan. Ya han presentado el primer producto mediático para entrar en Libia sin meterse, para resolver sin mancharse: La Zona de Exclusión Aérea.

Pero, ¿qué es exactamente ese plan mágico que, aseguran ellos, no implica enfangarse en una guerra indeseada?

Conviene saber con precisión de qué estamos hablando. Si el tema supone, además, un serio peligro para la vida de las personas y el futuro de un país, esa precisión se vuelve imprescindible.

Sin embargo, ocultar la auténtica naturaleza de una decisión política con el uso de eufemismos es una técnica habitual para devolver a la opinión pública a su siempre deseable estado de complaciente modorra.

Quien tenga memoria recordará que en 1962, la intervención norteamericana en Vietnam se llamó “acción policial para restablecer la paz” y que los primeros 30.000 marines destinados a Vietnam del Sur se llamaron “Fuerza Expedicionaria”, en lugar de fuerza de combate.

Desde entonces ha llovido mucho, pero el agua siempre ha caído en el mismo sentido y ha provocado los mismos barrizales: Las Tormentas del Desierto se volvieron Libertades Duraderas y, entre tanto, los Balcanes fueron arrasados, bajo bandera de Naciones Unidas, para detener un genocidio que se había consentido durante casi 10 años sin que nadie moviera un dedo, porque interesaba a los grandes emporios empresariales y bancarios de Alemania y Reino Unido el caos en el que se sumió la zona durante aquella década.

Y si nos ponemos provincianos y ombligueros, observamos que la llegada del PSOE al poder en 2004 nos permitió descubrir que no teníamos unas Fuerzas Armadas con bastante tufo facha. Lo que teníamos –y nosotros sin saberlo- era una potente distribuidora de yogures azucarados entre niños afganos. Aunque el PP, un año antes, los había renombrado cascos azules y buscadores de armas espeluznantes que no aparecieron jamás.

Nuestras tropas, además de ser tan campechanas como su General en Jefe, son muy apreciadas por nuestros aliados de la OTAN porque de casa siempre les mandan embutido ibérico y magnífico jamón. En España, como con todo, preferimos refugiarnos en la cocina hasta para inventarnos cuentos.

Mira, toda guerra es un negocio para alguien y no hay negocio sin marketing. Todo se puede convertir en marketing, hasta los huesos de los muertos. Si queda feo, si no puedes –o no quieres- dejar de hacer algo de dudosa legalidad o nula ética, cámbiale el nombre y verás al votante retornar, plácido como un gorrino fatigado, al albañal donde vegeta.

¿Y, ahora mismo, que nueva campaña marketiniana nos acecha?

Apunta el término si no te suena, aunque no tiene nada de nuevo: “ZONA DE EXCLUSIÓN AÉREA”

Bonito, ¿verdad? Suena muy enérgico, como a guardia de tráfico impidiendo que se cometan tropelías con aviones: exclusión aérea. Eh, aquí solo vuela el que diga yo.

Lo escuchamos por primera vez, recordarás, cuando en los 90 se aplicó a Irak.

Orden, Paz y Petróleo

Pero, ¿qué supone este milagro de la ciencia militar que garantiza poder pegar un puñetazo en la mesa sin meterse en una guerra?

Pues bien, una Zona de Exclusión Aérea es un bloqueo de toda la capacidad ofensiva y defensiva de un país mediante un conjunto de tácticas que le impiden controlar su espacio aéreo. Y para poder garantizar eso en Libia -o en cualquier otro lugar- es necesario cumplir todos y cada uno de los siguientes requisitos:

  • Se debe impedir que los aviones militares de Gaddafi vuelen. El peor método para hacer eso es derribarlos. Hay que ir de uno en uno en sucesivos combates entre cazas. El mejor método es bombardear sus bases aéreas y destruir sus aviones e instalaciones de tierra.
  • Se debe impedir que los radares de Gaddafii le permitan saber quién vuela sobre su país y por donde, pues eso facilita la primera operación. En consecuencia, los radares deben ser destruídos en primer lugar y otro tanto los centros de mando y control de su defensa aérea.
  • Por último, hay que garantizar que Gaddafi no dispare misiles tierra aire contra tus aviones, lo que obliga a destruir todas sus baterias anti-aéreas.

En resumen: Zona de Exclusión Aéra pierde su elegante categoría de eslogan moderno y se transforma en “hay que bombardear Libia durante días o semanas hasta que al cabrón de Gaddafi no le quede un solo trasto con capacidad de volar”

Vaya. Si te fijas bien, la cosa se parece bastante a una acción ofensiva con un alto número de muertos -bastantes militares; muchos civiles también, eso es seguro-.

Así que, otra vez, nuestro bendito petróleo -porque aunque sea de ellos, es nuestro petróleo y el que diga otra cosa que se atenga a las consecuencias-es la razón para que occidente organice otro teatro de horrores y muerte.

Vale, ya he acabado de molestar contándote cosas que no querías saber. Ahora, si tienes uno, vete a dar una vuelta en tu reluciente cochecito.

P.

Written by unimouse

09/03/2011 a 22:23

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] duda la visita de Hillary Clinton a Paris, para negociar con sus socios europeos los detalles de la Zona de Exclusión Aérea, necesita apoyo moral y argumental.  Hablar de población libia masacrada no anima a los siervos […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: